BEASTMILK – “CLIMAX”

Image

Es muy cierto que el 2013 acaba de pasar a mejor vida, y con el, todas esas esperanzas de que el año pasado nos de una joya musical más en la cual podamos posar nuestros ojos y oídos. Por fortuna encontramos en el long play de el cuarteto finlandés Beastmilk, una de las piedras angulares del rock en la recta final del 2013.

Esta banda nace desde lo más oscuro del underground de Helsinki, Finlandia. Ninguno de sus integrantes ha repuntado con sus proyectos en la escena local, pero gracias a Beastmilk, la banda ha tomado una notoriedad que avasalla. Beastmilk; de entrada, se podría calificar como una banda de post-punk bien constituida que inyecta en su ADN la esencia rebelde del garage haciendo notar sus influencias – Joy Division, The Cure, Killing Joke, Danzig, etc. – en cada una de sus notas sin querer emularlas; o peor aún, copiarlas. Finalmente la banda le da un toque de death rock a sus armonías, logrando un conglomerado de música oscura que irónicamente resulta ser muy brillante.

Su álbum debut, Climax, es un ejemplo de lo que un cuarteto, en la dirección correcta y con las influencias necesarias puede lograr. Llama la atención mencionar que el vocalista, Mat “Kvohst” McNerney tiene un background totalmente ligado al black metal; no siendo sorpresa que una de las primeras personas que habló de esta banda fue Fenriz, miembro fundador de la banda noruega, Darkthrone.

Todos estos elementos han servido como caldo de cultivo para crear una banda provocativa, novedosa y que sin necesariamente encontrar el hilo negro del género, logran demostrar que la música debe ser sencilla y que muchas veces es en su simpleza donde recae su complejidad. Climax abre con “Death Reflect Us”, un tema en el que Arino y su bajo hacen gala de un sonido de ultratumba que se complementa con el dramatismo de la voz de Mat. Seguimos con “The Wind Blows Through Their Skulls”; una melodía post-punk llena de esbozos de Bauhaus y Killing Joke que logran arrancar la piel del cráneo. Más adelante chocamos con una de las paredes sónicas más representativas del disco: “You Are Now Under Our Control”; drones en la guitarras, una batería que se desbarata con su ritmo, una voz que canta desde el otro lado y un bajo hipnótico, crean un ambiente que se transforma en un viaje ácido lúgubre que logra hacer que cualquiera agite la cabeza bajo un trance sin fin.

La dirección del disco entero es sombría, rítmica y ácida. Un Garage aún más DIY que despunta por sus toques casi góticos y que involucran la estética del punk a un nivel muy profundo, casi invisible. Todo esto se nota en “Fear Your Mind”, que junto a su letra hace entender que lo que mas miedo provoca es la mente de cada uno.

El álbum cierra con “Strange Attractors”, canción llena de una melancolía sin escrúpulos pero con una dirección mas agresiva, mas hosca y que nos hace imaginar a un Robert Smith al borde del suicidio.

En todo el disco; la voz de Mat, las guitarras de Goatspeed, el bajo de Arino y la batería de Paile imponen un ambiente oscuro y unas texturas de ultratumba, que junto a la producción de Kurt Ballou, mejor conocido por ser el guitarrista de Converge, consiguen que el álbum sea fácil de escuchar.

Beastmilk podrá tener reminiscencias del post-punk de los 80s, pero sin duda, es una de esas bandas de la actualidad que saben tomar la esencia del pasado para convertirla en un presente bastante tenaz, lleno de creatividad y de un ritmo que podría poner a la misma muerte a bailar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s