DEATH CAB FOR CUTIE – KINTSUGI

portada_template

La disolución de un matrimonio y la partida de uno de sus miembros fundadores, son dos eventos seminales que han dado forma al sonido e intensión de la producción más reciente de Death Cab For Cutie, Kintsugi. El nombre de este álbum (Kintsugi); que literalmente significa “reparar las cosas”, queda de maravilla para una banda que recientemente ha sido expuesta a la necesidad de cambiar la manera en la que trabaja y evoluciona.

Es claro que el divorcio de Ben Gibbard y la salida de Chris Walla de la agrupación, una vez concluida su participación en el disco, le han dado una tónica diferente al ahora trío originario de Washington, quien en este disco logra desarrollar una exploración por sonidos ochenteros que dan un resultado cálido y lleno de melancolía pop.

Tal vez “Little Wanderer” sea una de las canciones más fundamentales de Kintsugi. Es tan altamente detallada que es imposible no encontrar un tono autobiográfico en su letra. Por otro lado “You’ve Haunted Me All Your Life” es un tema que resonará una y otra vez en el colectivo emocional de los seguidores de la banda. Un clásico instantáneo.

Las canciones más tranquilas del disco son un respiro, una pausa para continuar con un álbum que parece desmoronar el alma de Gibbard en cada una de las palabras que recita en cada track que conforma a Kintsugi. A pesar de ello, encontramos en “El Dorado” y en “Ingenue” temas más brillantes y alegres, que aunque cuentan con un elemento agridulce, pintan un mejor porvenir. Aquí es donde el sentido del embellecimiento artístico de Kintsugi se cierne sobre toda la banda y su detallada producción que les ha provocado resaltar sobre la escena del rock y del indie, estableciéndose como una banda de culto que se reinventa (más a fuerza que con ganas) en esta, su más reciente placa.

El gran legado de Death Cab For Cutie depende, en gran medida, a la cantidad de historia personal que sus oyentes han impreso en cada una de sus producciones discográficas. Finalmente Kintsugi puede o no encajar con el concepto de lo que, para los fans, la banda debe ser, pero los méritos del grupo son avalados por su aportación tanto emocional cómo musical a una escena agónica, cada vez más sobresaturada de llantos sin sentido y emociones inventadas para vender discos y llenar foros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s