CHEVELLE – “THE NORTH CORRIDOR”

chevelle_thenorthcorridor

En una época en la que las bandas van y vienen, es refrescante saber que una banda como Chevelle sigue existiendo fiel a su estilo y creativamente haciéndose un hueco en la escena de la música alternativa. Tal vez ese resultado sea la manera en la que han sabido formular sus discos sin necesariamente seguir un método exacto para cada uno de ellos, haciendo que el sonido de los de Chicago sea inmediatamente reconocible o simplemente es el hecho de que la banda ha logrado eclipsar y superar a varios de sus contemporáneos.

The North Corridor es uno de los trabajos más pesados y complejos de Chevelle. El álbum abre con “Door to Door Cannibals”, un tema en el que las guitarras crujen, la batería se aporrea y el bajo seduce con un grave sonido que adoquina el camino por lo que vendrá más adelante y a pesar de que The North Corridor representa un trabajo más enojado y agresivo, Chevelle selecciona los momentos para utilizar este elemento sin restarle fuerza al álbum.

“Joyride (Omen)” abre con un fuzz en el bajo que es la antesala del sonido en bruto de Chevelle. Las inquietantes voces de Pete Loeffler; que a momentos parecen susurros, la guitarra simple pero compleja y el ritmo de la batería y el bajo, hacen de este tema el perfecto sencillo.

Lo que hace a The North Corridor un álbum tan compacto es que mantiene un momentum muy particular. Nunca hay un solo momento en el que la banda baje el ritmo, Chevelle intenta y logra, mantener al escucha acelerado en un álbum que a momentos suena como el score de 2001: A Space Odyssey ( Dir. Stanley Kubrick, 1968) pero hecho por Trent Reznor y esto es más notorio en “Punchline”, canción que difiere del sonido del resto del disco y de su discografía, pero eso logra que nos embelesemos aún más con su sonido.

El secreto de Chevelle, su cohesión y su sonido es la excelente forma en la que combinan fuertes melodías vocales con ritmos y coros llenos de un gancho armónico que edifican un sonido insuperable. The North Corridor sobresale por su manera sencilla de escucharse a pesar de ser el álbum más pesado de la banda.

Así que, una vez más, Chevelle demuestra ser una de las bandas alternativas más consistentes que existen. Mientras que muchos grupos intentan ser algo que no son, Chevelle no solo se ubica dentro de su realidad, sino que también, ha sabido encontrar las formas para tomar riesgos creativos y enfrentar retos, que al final, les dan madurez con el pasar de los discos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s