PARAMORE – “AFTER LAUGHTER”

Hablar de Paramore es centrar nuestra atención en Hayley Williams, vocalista del trío originario de Tennessee. Una vocalista con actitud, con presencia y que trayendo un background musical nutrido principalmente por hardcore y punk, ha enfocado sus esfuerzos creativos en erigir un sonido que va del pop al punk o del rock al emo y al final, como un simple conglomerado de estilos musicales que han hecho del sonido de la banda algo totalmente identificable. Gracias a esto, Paramore se ha transformado en una banda que más que establecerse como un típico acto de pop o punk o rock, avanza en la manera en la que hace su música, todo adornado con la inconfundible e inmejorable voz de Williams que hasta ha engalanado un dueto con Chino Moreno al interpretar “Passenger” juntos en vivo.

En After Laughter, su más reciente producción, en la que se marca el regreso de Zac Farro en la batería, Haley Williams, Taylor York y el mismo Farro, toman un camino inspirado totalmente en la década de los ochentas para crear un sonido lleno referencias a la cultura pop de esa época, el new wave y las giras musicales en centros comerciales en las que artistas como Tiffany o New Kids On The Block desfilaron más de una vez.

El primer sencillo de After Laughter es “Hard Times”, una alegoría sonora que hace tributo a Duran Duran con ese requinto inconfundible de guitarra y que se complementa con un video que pareciera haber sido filmado en technicolor y que se satura con colores neón y el look de la banda que podría haber salido de la caricatura Kidd Video.

“Rose-Colored Boy” abre con un intro que nos remite a “Girls Just Wanna Have Fun” de Cindy Lauper, sin embargo, la canción toma un giro para hacerla algo diferente pero dentro de la misma línea ochentera en la que After Laughter avanza canción por canción. El tema tiene arreglos dignos de The B52’s que le dan un tono fresco a pesar de que las canciones, en esta ocasión, no le exigen mucho vocalmente a Williams.

Justo a la mitad del álbum nos topamos con “26” una de esas baladas a las que Paramore ya nos tiene acostumbrados, sólo que esta vez el tema podría formar parte del momento romántico de alguna película como The Karate Kid (Dir. John G. Avildsen, 1984) o Say Anything (Dir. Cameron Crowe, 1989).

Una de las cosas que hay que resaltar del álbum, es que a pesar de que todas sus canciones suenan similares, esto nos remite totalmente a los 80’s, cuando las bandas tomaban una dirección diferente para inventar un nuevo álbum y sí, tal vez After Laughter carece de balance o creatividad al 100%, pero le sobra diversión y frescura, recordándonos una vez más, que lo viejo vuelve (aunque sea en forma de ficha, como Alf).

Si en Paramore (2013) la banda logró encontrar un camino alterno a lo que siempre habían hecho, tomando en cuenta todas las alternativas que la música implica, con After Laughter, lo único que Paramore está buscando es recalar en esos 13 años de carrera que tienen encima y seguir divirtiéndose haciendo música.

CHRIS CORNELL †

Una de las cosas que más me emocionaba en la adolescencia era la de ir todos los sábados a comer a casa de mi abuela Lucha solamente para tener la oportunidad de escuchar algún nuevo disco que mi tío Lalo me presentaría. Él ha sido, y sigue siendo, una de las mayores influencias musicales en mi vida, quien más me ha enseñado, compartido y empujado a siempre encontrar nuevas formas de entender y aprender a través de la música. Una de esas tardes de comida familiar en la que había casa llena y comida deliciosa como cada sábado, me dirigí a su cuarto esperando encontrarlo pero ese día Lalo no estaba, sin embargo, sobre su escritorio encontré dos discos y una nota que decía: “Escucha, y luego platicamos”. Uno era Superunknown (1994) de Soundgarden y el otro era el homónimo de Temple Of The Dog. Primero escuché el de Soundgarden y lo que más me sorprendió de los dos discos fue la voz del Cornell, que era y siempre será única. En Temple Of The Dog me pareció familiar una de las voces, después me sorprendió descubrir era la de Eddie Vedder y sin embargo la voz de Chris Cornell tenía una preponderancia única, parecía deshacerse con cada grito, con cada nota alta, sin que esto le requiriera ningún tipo de esfuerzo.

Esos dos álbumes me han seguido por mucho tiempo. Son discos a los que, junto a muchos más, regreso para recordar buenos momentos, analizarlos otra vez, estudiarlos o simplemente por el gusto que significa escucharlos. Pero a partir de este 17 de mayo estarán empapados de una melancolía indescriptible para todos aquellos que crecimos y vivimos esa etapa en la que muchos estábamos dejando de ser niños con ellos como soundtrack.

Yo le agradezco a Chris Cornell su “Blackhole Sun” y la tristeza que se encontraba camuflageada en su simpática melodía, le agradezco su “Can’t Change Me” que me hizo aprender que uno puede cambiar dentro y fuera de una relación (para bien o para mal), le agradezco su “Seasons” y ese sentimiento que para mí representaba un período de reencuentro a pesar de sentirme perdido, pero lo que más le agradezco, son esas notas, esas letras, esas canciones sentidas en lo profundo y ese protagonismo de ser el director de una escena a la que le dio forma sin recibir ningún tipo de crédito en aquella época.

Soundgarden, Temple Of The Dog, e inclusive Audioslave, son herramientas que Chris Cornell utilizó para edificar una parte única de la música, ya que el grunge, de entrada, ha sido el último movimiento musical en el llamado mundo del rock que realmente significó un cambio trascendental y El Señor Cornell fue y es parte fundamental de él.

AT THE DRIVE IN – “INTERALIA”

Formados en 1994, At The Drive In fue una de esas bandas que, dentro de la vena del post-hardcore, creó un momentum único en la escena, llegando a ser una de las bandas “alternativas” más representativas del momento al dibujar un plano para la flexibilidad del género exponiendo cómo este podría alcanzar su potencial comercial sin vender su sonido, pero si refinándolo.

Como olvidar esa explosión sonora que es “One Armed Scissor” y lo que en gran medida esta canción y el álbum en el que se incluye (Relationship Of Command, 2000) le representaron a la banda: No sólo destacar en su propia escena, si no convertirse en una de esas bandas que se alejaban de sus cánones al interpretar música que era demasiado melódica para aún llamarse “hardcore”, pero demasiado “pesada” para ser cualquier otra cosa.

En este estrepitoso camino hacia el Valhala musical, en el 2001, la banda decidió separarse. No se sabe si fue el constante abuso de drogas por parte de Cedric Bixler-Zavala a causa de la presión de ascender a la fama, tensiones internas, diferencias creativas o sencillamente el momento indicado para convertirse en mito.

Dieciséis años después, At The Drive In regresa con un nuevo álbum. Y si bien este no es su primer regreso ya que en el 2009 intentaron regresar y en el 2011/12 dieron un par de presentaciones con la alineación original, la falta de entusiasmo por parte de los integrantes fue suficiente para que esos esfuerzos se cancelaran, sin embargo, lo que hace interesante su regreso en 2017 es In•Ter•A•Lia, su nuevo material discográfico que suena a que la banda quiere seguir su camino exactamente donde lo dejo.

Jim Ward no hizo su regreso a la banda en esta etapa, en su lugar, Keeley Davis (que toca a lado de Ward en Sparta) fue reclutado. Así que de muchas formas, Rodriguez-López y Bixler-Zavala, son los que se encargan de seguir escribiendo el legado de At The Drive In.

En In•Ter•A•Lia, la música sigue siendo irritante en su enfoque lírico, pero los puntos de entrada son diferentes ya que el trabajo musical de la banda se nota en la narrativa del disco. Si hay una manera de ser ambiguo y directo, At The Drive In lo sabe hacer a la perfección. “Holtzclaw”, es un tema que produce escozor y conciencia social como una patada en la mandíbula, tomando como tema la condena de 263 años a la que fue condenado el ex oficial de policía Daniel Holtzclaw bajo los cargos de violación.

Musicalmente hablando, In•Ter•A•Lia es emocionante. Las guitarras aúllan, la batería es precisa y disonante mientras que esos elementos hacen química con la voz de Bixler-Zavala para crear un balance al que ya estamos acostumbrados. “Governed By Contagions” es un tema con todo ese color old-school mientras que “Call Broken Arrow” destaca la tarea de la banda a pesar de no haber hecho música juntos después de muchísimo tiempo. Este lapso les ha dado la condición de transformarse en el epítome del punk romantizado surgido en un salón de preparatoria y que ha evolucionado para ir liberando sus sonidos y colores más enigmáticos.

Ese pasado, es el que ha logrado que los originarios de El Paso, Texas encuentren un nuevo compromiso y entusiasmo no sólo para crear música, si no para interpretarla con la intensidad que esas canciones, y las nuevas merecen ser tocadas.

A momentos, In•Ter•A•Lia puede sonar aburrido. “Hostage Stamps” es el tema más flojo del disco y el que cierra este nuevo camino musical, sin embargo, el cuerpo en general del regreso de At The Drive In marca un hito inesperado en el regreso de la banda que sigue siendo feroz, rápido y todavía bastante preciso.

“HARD TIMES” by PARAMORE

Bienvenidos al mundo technicolor que Paramore dibuja en su nuevo sencillo “Hard Times”. Con este hito, la banda liderada por Hayley Williams, marca su regreso después de 4 años de ausencia para brindarnos una canción llena de sonidos ochenteros que viajan a través de referencias sonoras como The Bangles, Pretenders y Nena.

El track toma una tendencia synth-pop algo colorida y llena de una esencia muy chicle-de-tutti-frutti que se aleja mucho de su anterior producción del 2013, Paramore. Al mismo tiempo, el video del primer sencillo del álbum After Laughter, está lleno de colores pastel, neón y una estética que solo se podría encontrar en la portada de una Trapper Keeper.

También en esta nueva producción se marca el regreso de un antiguo integrante de la banda: Zac Farro, quien se une de nuevo a Williams después de haber dejado la banda, junto con su hermano, ya siete años atrás.

After Laughter será lanzado el próximo 12 de mayo y no podemos esperar más para escuchar más cortes ochenteros, coloridos y divertidos engalanados con la voz de Hayley Williams.

ROYAL THUNDER – “WICK”

Una llama se enciende en el bosque, un árbol incendiado es el pabilo que guía a los asistentes a este aquelarre que, hechizados por la voz de Mlny Parsons, se disponen a entregarse en cuerpo y alma a esta ceremonia llamada Wick, tercer LP de la banda, originaria de Atlanta, Georgia.

Viajando entre el hard rock y el stoner, Royal Thunder puede presumir que realmente nunca han caído dentro del estereotipo del metal o alguno de sus subgéneros. Han girado con bandas de corte duro y algunos de sus integrantes han estado en bandas de metal, pero como la tendencia actual lo establece, cada vez más bandas de sonido pesado se atreven a cruzar sus propios límites y atisbar su creatividad a través de lo que mejor saben hacer. Así, y dejando de lado la mayor parte de los elementos del metal, Royal Thunder amplía su sonido hacia creaciones más dinámicas y alternativas, tomando elementos desde el sonido clásico del rock clásico, pasando por el lúgubre ritmo del post-punk de los 80,s para al final, cerrar con ese toque alternativo de los 90s. Wick, sin duda alguna, cuenta con una ardiente sensibilidad y ganchos cuasi pop con los que logra alcanzar ese sonido que la banda logró con Crooked Doors (2015), pero a su vez, lo supera. Wick es un álbum cambiante, diverso y sigue tocando esa vena sensible de la banda. El álbum abre con “Burning Trees” un indicativo de la ruta que seguirá el disco. La canción parece  un rezo multitudinario en una misa negra, más romántica y muy despegada de una esencia pagana, pero manteniendo esa cohesión y coherencia que siempre ha destacado al cuarteto.

Si bien podría parecer que la banda ha perdido en el camino la dureza y la aspereza de su sonido, Wick no necesariamente indica el ablandamiento de su sonido, pero si el refinamiento de su ritmo y la ampliación de su paleta de sonidos, dando como resultado composiciones más ricas en diversidad y mejor ejecutadas.

“April Showers”, primer sencillo de este álbum, se jacta de tener un constante crescendo que causa tensión y ansiedad. Sus melodías inquietantes y su groove suenan como un primo cercano de “Time Machine”, corte incluido en su anterior producción, Crooked Doors. Mientras tanto, “We Slipped” destaca por sus brillantes versos y su producción casi “popera” pero que, dinámicamente, cambia su engranaje con un coro duro y sus adornos de producción.

La forma en la que Roya Thunder varía su música en Wick es el punto fuerte del disco, y si las composiciones fueran un desastre, esto significaría poco. Por fortuna, la manera en la que la banda escribe es consistente (como siempre) y a pesar de tomar otra dirección con el álbum, la banda sigue teniendo muchas agallas. “The sinking Chair” y “Turnaround” son poderosas. La primera es un golpe lleno de tono y distorsión; mientras que la segunda, reinventa los elementos más clásicos de Royal Thunder para renovar su sonido aguardientoso con unos riffs coloridos y potentes que hacen temblar el suelo.

“Plans” es un vals que podría sonar en un oscuro y olvidado bar de blues, mucho dolor y mucha emoción en esas palabras y en esas notas. La antesala a la muerte, tal vez. Al mismo tiempo, “Push” ofrece otro ejemplo de la dinámica magistral de la agrupación. Es exuberante e hipnótica, en ella, como es costumbre, percibimos el rango vocal más delicado de Parsonz.

Wick tiene un sonido de grandes estándares y provoca que se entienda que Parsonz es el punto focal de la banda al ser una de las mejores voces y bajistas de la escena del rock. Sin embargo, el resto de la banda (Josh Weaver, Evan Diprima y Will Fiore) complementa a la vocalista con sus imaginativas plataformas melódicas, otorgándole mayor textura a la creatividad de Parsonz.

Si Crooked Doors fue un cambio en otra dirección para Royal Thunder y sus seguidores, Wick hace hincapié en la manera en la que una banda de rock debe hacer rock. Así, y de forma muy admirable, Royal Thunder confía en mantener la alta calidad que le ha implicado alzar sus estándares y rebasar sus propias expectativas.

PALLBEARER – “HEARTLESS”

Con nueve años de existencia, Pallbearer ha impulsado una propuesta musical que si bien tiene como núcleo el doom metal, incluye sonidos que enriquecen su estructura musical. Así viajan a través del prog, el sludge hasta llegar al stoner metal. Esta mezcla de géneros han provocado que los originarios de Arankansas, más allá de sonar como un acto amateur, suenen como una banda veterana desde su primer álbum Sorrow & Extinction (2012). Para su segundo lanzamiento, Foundations of Burden (2014), reclutaron a Billy Anderson quién acentuó la manera en la que componen, y de repente, el grupo tuvo un avance notorio que hizo brillar más su sonido.

Si bien podemos considerar los dos primeros discos de Pallbearer como clásicos, Heartless, su tercer álbum, hace que la banda suene mejor que nunca. La producción independiente de Heartless le ha permitido al cuarteto proyectar su vena creativa de manera libre, evitando los manierismos típicos del metal a favor de notas más experimentales que enriquecen en su totalidad la médula del disco. La voz de Brett Campbell nunca ha sonado mejor, mientras que Devin Holt pareciera haber tenido unas largas cátedras de guitarra bajo la tutela de David Gilmour para mejorar su técnica.

Todo esto hace que Pallbearer, sobre todo en Heartless, se arriesgue a sumar nuevas cosas a su sonido en vez de quedarse tocando lo mismo de siempre como el común de las bandas de su género. Digamos que Pallbearer tiene ese descaro, al igual que Deafheaven, de enfrentar a los fans más arraigados de cualquier género pesado para introducir una dicotomía entre la intensidad del metal y sonidos más melancólicos como el shoegaze.

En Heartless la melodía lo es todo. Campbell y Holt son los guías en ese viaje lleno de ambición musical que ha hecho que el álbum resalte por sus momentos únicos. “Dancing In Madness” es uno de ellos. Una escalofriante suite de 12 minutos que probablemente seguirá siendo la opera magna de Pallbearer durante mucho tiempo. El track va de menos a más. Mark Lierly en la batería marca el tempo, tranquilo y preciso; a su vez Devin Holt empieza a tirar esbosoz de guitarra, mientras sonidos atmosféricos complementan la canción y Holt, una vez más, entra con un solo muy blusero, de esos filosos que solo se pueden comparar con los de de David Gilmour. De pronto, la canción cambia a ese tempo lento y familiar al que Pallbearer ya nos tiene acostumbrados, para después transformarse en un inesperado himno stoner-doom antes de que explote por completo. Toda la canción se vuelve un microcosmos fenomenal, además de ofrecer una desconcertante variedad de vertientes musicales que están pavimentando el futuro de la banda.

“A Plea For Understanding”, otro track largo y el que cierra el álbum, es más fácil de digerir pero no tan ambicioso. Eso si, presenta las voces más impresionantes de Campbell, a lo largo de casi 13 minutos, dónde nos llenamosde una melancolía que quema y enamora. Pero no hay por qué preocuparse, el viejo Pallbearer esta ahí, en el ADN del disco y se puede percibir perfectamente en “I Saw The End” o “Thorns”. Riffs potentes y una estructura fácil de reconocer.

Heartless, sin duda, ofrece una maravillosa adición a la brillante y ambiciosa carrera de Pallbearer. Sus cambios en el tono y el anhelo de ser más creativos puede alejar a los seguidores más fundamentalistas del género, pero ese es el riesgo que toman los artistas que están destinados a convertirse en leyenda.