RIDE – “WEATHER DIARIES”

Para un género que se había alejado del spotlight a mediados de los 90s, el shoegaze está retomando una preponderancia importante en el 2017. Siendo este año que ha marcado el regreso de varios actos clásicos del género como Lush con Blind Spot o Swervedriver con I Wasn’t Born To Lose, el cuarteto de Oxford, Ride, no podía quedarse atrás para entregarnos Weather Diaries, álbum con el que la banda británica rompe 21 años de silencio.

En el transcurso de dos años la banda se dedicó a tocar, girar y recibir elogios de todos los medios especializados posibles para, consecuentemente, retirarse a los confines sónicos de Vale Studios para cumplir las expectativas propias y de sus seguidores que clamaban por un nuevo disco.

Las expectativas acumuladas durante el proceso de reunión dieron como resultado Weather Diaries, un disco que no sólo representa una ventana al pasado, pero también, un update y upgrade a los componentes de la banda que en algún momento los convirtieron en los favoritos de los críticos. En el álbum nos volvemos a encontrar con esas capas tridimensionales de ruido brillante que envuelve las melodías en una cápsula que provoca viajes inimaginables una vez que se ingesta.

Ride debe parte de este viaje al personal que colaboró en la producción de Weather Diaries. Alan Moulder (The Jesus & The Mary Chain, Nine Inch Nails, Puscifer, etc.) se encargó de la mezcla mientras que la producción corrió a cargo de DJ Erol Alkan. La contraparte de este trabajo viene a través de la agenda de la banda, que más que en cualquier disco busca expresar y extremar sus opiniones personales a través de sus complejos sonidos que se enriquecen por la crisis política que ataña a Gran Bretaña.

Con estas estrategias inundando el proceso creativo de Ride, Weather Diaries despega con una nueva estrategia musical en la que los resultados son fructíferos. “All I Want” se despliega en una advertencia seductora que podría ser una transmisión de radio perdida en el tiempo, influenciada directamente por las propuestas de inmigración de Theresa May.

Las preocupaciones políticas de Ride también toman una curva sutilmente ambiental y ese canon le da un toque más ligero y le funciona para el desarrollo del disco. Así en “Weather Diaries” encontramos una pieza central en el álbum que se transforma en un cúmulo melódico que habla de la paranoia existencial que trae día con día el cambio climático. Al final, la canción desciende en un remolino de guitarras y distorsión que nos recuerda esas épocas en las que la banda estaba en todo su apogeo. Después, “Cali”, dibuja un verano encantador con un sonido power pop con el que Ride se aleja de esas capas atmosféricas distorsionadas, para dibujar una vereda solar en un país que pocas veces al año conoce el sol.

De manera abrupta, la banda opta por la introspección y zozobra a través de “White Sands”, una canción que rompe el momentum de Wheater Diaries pero lo manda a ese lugar al que los ingleses ya nos tienen acostumbrados.

A pesar de que las fortalezas y complejidades de Wheather Diaries se hacen más evidentes al escuchar el disco un par de veces, probablemente esta placa no convertiría a ningún escucha poco familiarizado con el shoegaze o la banda en un ferviente creyente de ambos, sin embargo, el álbum representa un regreso prometedor que fluye más allá del tiempo, de la banda o su sonido para convertirse en un momento que apuntala la inventiva y la creatividad revitalizada del grupo.

SUEDE – “NIGHT THOUGHTS”

suede_nightthoughts

Suede es una de esas bandas que involuntariamente se han alejado del mainstream que el brit-pop ha creado fuera de Inglaterra. Mientras que bandas como Pulp, The Verve u Oasis han apelado a formar parte de una ola musical que ha invadido el mundo, Suede se ha mantenido distante de eso a pesar de tener gran aceptación y ser uno de los grupos más ambiciosos de los últimos 20 años.

Al mismo tiempo que los hermanos Gallagher pretendían ser The Beatles y Jarvis Cooker se convertía en el portavoz de distintas causas sociales, Suede y Brett Anderson se encargaban de desenmarañar ese romanticismo profundo, cargado de intimidad y sexo que inunda cada producción de Suede, haciendo que cada álbum se convirtiera en un ícono y Night Thoughts no es la excepción.

Brett Anderson es un tipo que hace que los personajes de sus canciones sean casi reales, al tener emociones verdaderas que pueden compartir con sus escuchas. Estos personajes a momentos se vuelven patéticos, aferrados a sentimientos no correspondidos o formas dentro de los poemas que escribe Anderson para acompañarlos con la teatralidad y sonido que la música de la banda implica.

En Night Thoughts nos encontramos un álbum simplemente magnífico, un registro inesperadamente conmovedor que funciona como un soundtrack visual para una banda que se ha revigorizado en cada canción.

La lujuria, la emoción, el encierro, la persecución y la libertad son sentimientos sinceros que bañan cada uno de los títulos de los tracks de este álbum, haciendo de Night Toughts un disco muy profundo, justo como aquellos pensamientos que a todos nos aquejan antes de conciliar el sueño.

El primer sencillo de Night Thoughts es “Outsiders” una canción que presenta a los protagonistas de esa historia como personajes marginales. Ellos se enamoran por que no tienen otra cosa en la vida, no hay nada más que llene su existencia. Esta pequeña historia se adorna con un sonido que es diferente, pero sigue sonando a Suede.

A momentos pareciera que Anderson trata de emular a Peter Murphy o canalizar un espíritu similar al que se desprende del bajo de Simon Gallup, sólo para el final encontrar un momento dulce y que perdura como sólo Anderson sabe hacer.

En “I Don’t Know How to Reach You” y “What I’m Trying to Tell You” el actor de estas canciones está perdido en la inmensidad de su mente, cegado por la pasión personal. De manera extraordinaria, Anderson y su lírica hiper-romántica erigen una declaración que se complementa con las guitarras de Richard Oakes para hacer himnos instantáneos que hacen eco en el corazón.

Musicalmente, Night Thoughts satisface a los fans más acérrimos al sonido más clásico de los británicos; sin embargo, en este álbum Suede es más incluyente al mostrar chispazos de géneros que han complementado su estatus musical. Desde post-punk pasando por un poco de new wave, la banda de brit-pop se ha transformado en una banda que aboga más al inde o al art-rock que en realidad a un sonido más suave.

El álbum está lleno de texturas y riffs que acentúan la melancolía de Anderson que sigue proporcionando ganchos melódicos que harán feliz a más de uno y es así como Suede se ha convertido en una de esas bandas que hacen lo que mejor saben hacer y a su manera, abordando proyectos ambiciosos, que en el segundo amanecer del grupo, nadie esperaba.