PRAYERS – “BAPTISM OF THIEVES”

Esos jóvenes Dioses quedaron en el olvido para dar paso al bautizo de los ladrones, aquellos que han robado almas, vidas y muerte. Prayers, a través de Young Gods (2015) logró establecerse como un acto de rebeldía ante un mainstream musical acostumbrado a lo convencional, a todo aquello que melódicamente entra a la radio y llena los oídos conformistas de los que buscan quedarse en la zona do confort que ofrece la “escena indie”; sin embargo, a través de esas letras descarnadas que exponen la realidad de las pandillas californianas, la vida en la calle junto al amor y la perdida; los de San Diego, vuelven a dibujar imágenes surreales mientras que sus ritmos palpitantes y sintetizadores arremolinados brindan un auténtico ambiente urbano a la música gótica, una mezcla de géneros que trasciende los límites culturales y sociales para romper estereotipos y, una vez más, hacer del dúo californiano un acto que con Baptism Of Thieves busca establecerse como una banda que tiene algo más que decir.

En Baptism Of Thieves, Prayers crea un paisaje distópico moderno basado tanto en la realidad brutal del Siglo XXI como en el ocultismo pagano. Con Leafar Seyer, voz y guía del proyecto y Dave Parley creando los ritmos y secuencias, Prayers abarca mundos entrelazados que se estrechan al haber crecido en ciudades mexicanas para emigrar al norte y crecer rodeados de las culturas punk y góticas de los 80s.

Su creatividad se basa en el conflicto de abrazar estilos alternativos y clandestinos en un seno cultural tradicionalista como lo es el chicancismo y aportar acentos con la disonancia existencial de su realidad “indígena” al ser tratados como inmigrantes en su tierra ancestral y jugarle al vergas dentro de un género musical que durante mucho tiempo se ha visto como un género exclusivamente blanco.

Todo lo anterior se resume en el segundo esfuerzo de larga duración de los californianos, Baptism Of Thieves, álbum que vuelve a ser un conglomerado de sonidos, que si bien se inclinan al cholo goth, busca más vertientes musicales para seguir demostrando que Prayers es más que solo un acto subcultural o de moda.

Impulsado por sintetizadores pulsantes, percusiones metálicas y un bajo oscilante, al álbum abre con “Death Is In Bloom” un corte que por momentos nos recuerda al cold wave francés pero con reminiscencias de hip hop californiano y un toque latino que se alcanza a notar muy por debajo del fraseo de Leafar. Sin duda, un corte imponente, violento y que retoma esos sonidos industriales del darkwave alemán. Mas adelante el sonido se vuelca con “Tears In The Rain”, un tema totalmente synth pop/new wave que se acerca a la idiosincrasia de The Cure al mezclar un sonido brillante con letras dolorosas y lúgubres.

Más adelante viene el primer sencillo del Baptism Of Thieves, “Black Leather”, canción que se apresura con un ritmo de high energy en el que Kat Von D hace una colaboración vocal junto al originario de Michoacán. En palabras de Leafar Sayer, este sencillo es su manera de celebrar todo lo que ha tenido que dejar atrás para que su verdadero “yo” emerja. La voz de Kat Von D es hermosa y complementa el ritmo que es el cimento de la canción. El coro, por lo mismo, logra ser más poderoso. También encontramos un toque de guitarras y bajo muy a lo post-punk que hacen que el tema se vuelva un tema enigmático de rock, saturado de elusivos minuendos y un oscuro romanticismo cargado de sexualidad y ambigüedad emocional.

Finalmente Baptism Of Thieves es el paso siguiente en la carrera de Prayers, finalmente no es una probada más de lo que el dúo californiano puede lograr si no de lo que ya logró y sigue haciendo bajo sus términos, tiempos y reglas.

Advertisements

PRAYERS

weektune_prayers

¿Qué pasaría si Robert Smith hubiese nacido en un barrio latino de San Diego? ¿qué pasaría si Joy Division hubiera tenido sus orígenes en Michoacan? ¿qué pasaría si todo lo anterior fuera real y existiera bajo el nombre de Prayers? Prayers es un dúo originario de San Diego, California que esta conformado por Rafael Reyes, quien llegó de Michoacan a los 4 años, y por Dave Parley. Ambos componen una mancuerna peculiar, diferente y muy surreal al juntar esfuerzos para crear ese sonido que se aleja de todo lo que se conocía de la escena “oscura” y que nos presenta un movimiento contracultural totalmente nuevo: el Cholo-Goth.

Este increíble choque de contraculturas se define por la magnífica habilidad de Dave Parley para mimetizar los años de gloria de actos de los 80s como Pet Shop Boys, The Chameleons o New Order y sumarlos a las influencias de Rafael Reyes quien proyecta a través de sus rimas, sus letras y sus ritmos, una manera distinta de hacer música y acercarse a esta.

Influenciados también por Bauhaus, The Cure y Lords Of The New Church, por mencionar algunos, Prayers tiene un acercamiento al sonido new wave de los ochenta que les da una proyección similar a cualquier acto de la legendaria Factory Records, y si a esto le sumamos la oscuridad y sexualidad del witch house, tenemos un acto que resalta por su producción, su sonido y su peculiaridad.

Pero Prayers no sólo es un movimiento musical, también, es un movimiento artístico que nace de las entrañas de Rafael Reyes quien basa su arte en iconografía religiosa que a menudo ha sido tergiversada para darle otro significado, otro énfasis y otra razón de existir. Todo ese conjunto de ideas, de chicanismos y de latinismos han transformado a esta expresión visual y musical en una tendencia que se ve empapada de la creatividad de Reyes.

Con un look que podría asemejarse a un Dave Gahan (Depeche Mode) cholo y gótico, Rafael Reyes se aleja de todo lo cholo que podría encontrarse en un barrio latino y reinventa la estética musical y visual de un movimiento que poco a poco agonizaba, inyectándole novedad, originalidad y frescura. Con dos EPs en su haber, SD Killwave (2014) y Gothic Summer (2014), Prayers entrega en cada track un sonido que tal vez al principio no sea del todo amigable, pero que poco a poco se transforma en un compilado de melodías amigables que se adornan de letras violentas que narran la vida de Rafael Reyes formando parte de la banda criminal Sherman Grant Hill Park 27, una de las más respetadas y peligrosas del área del sur de San Diego.

Esto es Prayers, un acto diferente, nuevo y que se aleja de todas las estéticas visuales y musicales que se conozcan y que, de verdad, esta logrando hilar un nuevo hilo negro dentro de la escena musical.