LA DISPUTE – “PANORAMA”

Para muchos, siempre habrá un antes y un después de La Dispute. Mientras que los fanáticos más acérrimos de los originarios de Grand Rapids, Michigan siguen alabando su trabajo, hay personajes que después de un par de segundos de escucharlos, deciden que el quinteto es como si Fugazi estuviera grabando audiolibros.

Durante los últimos 10 años La Dispute ha sido una parte fundamental de la llamada The New Wave of Post-HardcoreThe Wave para los amigos – integrada por bandas del calibre de Touché Amore, Thrice, O’Brother, Moving Mountains, etc. Pero desde sus inicios, el quinteto ha sido la banda más exigente y divisoria en el fandom de un subgénero como es en el que están categorizados (post-hardcore). Sus seguidores más radicales describen la música de La Dispute como profética, deslumbrante más allá del arte de hacer música, y a momentos, le dan el trato de literatura en lugar de música.

Es con estos antecedentes con los que La Dispute, después de 5 años, regresa con Panorama. En este álbum quedó atrás la intensidad física, la exaltación vocal y sin ninguna expectativa o gratificación inmediata, el álbum pide a gritos que se le comprometa e intime como si de un libro se tratara… Con atención indivisa y que provoque tomar notas al pie para su posterior discusión y análisis.

Al igual que sus compañeros, La Dispute ha reducido radicalmente sus extremos. Su álbum, Somewhere At The Bottom Of The River Vega & Altair (2008), permanece como uno de los álbumes de hardcore más singulares del siglo. En él, Jordan Dreyer murmuraba y organizaba letras anacrónicas influenciadas por el poema de Edgar Alan Poe “Annabel Lee” o por el trabajo de Kurt Vonnegut, mientras tanto el resto de la banda – Brad Vander Lugt, Chad Morgan Sterenberg, Adam Vass y Corey Stroffolino – incursionaba en el jazz, el scremo, el rock progresivo y el spoken word. Aquel álbum, sin precedentes y sin una ambición sin control, expresa la culpa de Dryer de cómo él bombardeó a sus fanáticos con su arte, cambiando las intenciones de la banda. Mientras que los escuchas podrían pasar por alto el cuidado y atención del crafting de La Dispute, la banda se esmeró en crear un trabajo expresivo, presencial y que los direccionó a crear Rooms Of The House (2014), un disco aún más silencioso, casi sepulcral y póstumo que resalta por sus momentos emocionales bastante tradicionales dentro del género.

Hábil y sutil, Panorama se arrastra hacia la resonancia en lugar de la catarsis, incluso cuando la banda parece crear sonidos más potentes y complejos, se siente que caminan de puntas sobre hielo muy delgado. “Anxiety Panorama” y “View From Our Bedroom Window” son demasiado complacientes como para dar pie a un circle pit, sin embargo, cuentan con ese drama y carga emocional a la que Jordan nos tiene ya acostumbrados. En “In Northern Michigan” las guitarras están muteadas por la mayor parte del ambiente gélido de la canción hasta que se filtran en la melodía del tema, como el sonido de un alfiler que cae, rompiendo el silencio en una habitación vacía. El coro de “Footsteps At The Pond” encuentra la voz de Dreyer siendo una sordina en las guitarras, iluminando la melodía con letras oscuras que se entierran en la mezcla y ecualización del tema, dándole otro tono a la canción, sobretodo por que ello es una decisión curiosa para una banda que confía tanto en las palabras de su frontman.

Panorama encuentra a Dreyer reflexionando sobre los 31 años de existencia que tiene en el mundo relativamente sin tragedia alguna que lo afecte. Mientras transcurre el álbum se va preguntando cómo brindar apoyo a alguien que ha experimentado cosas realmente atroces …Could I even be half of what you need? suplica en “Fulton Street I”. Con poca dirección, Dreyer avanza con buenas intenciones y un miedo paralizante de empeorar las cosas en “Rhodonite & Grief”, que con sus acordes y melancólicos vientos metálicos, podría ser una secuela a “Woman (In Mirror)” canción incluida en Rooms Of The House. Panorama, hasta el momento, da la impresión de ser un disco que habla de la muerte, el dolor; pero sobretodo, de la incapacidad de comunicarse.

En “You Ascendant” Dreyer recorre a través de formas celestiales y monótonas la muerte de una relación y la abrumadora verdad de que una de las dos partes – si así lo deciden – tendrá que irse primero.

En conclusión, Panorama y sus esbozos de poesía brutal y teatralidad visceral, son el claro ejemplo de una historia de amor, historia que todos hemos vivido o vivimos y que solo es necesario leerla entre las líneas que componen el panorama que La Dispute pinta en este disco.

Advertisements

TURNSTILE – “TIME & SPACE”

Cuando hablamos de hardcore, Turnstile se ha convertido en la comidilla de toda plática a cerca del género en la actualidad. Con lazos directos con pesos pesados del género como Trapped Under Ice, que es el proyecto alterno de Brendan Yates, la banda ciertamente tiene ese pedigrí de estar haciendo uno de los mejores trabajos dentro de la escena. Con Time & Space, su más reciente álbum, la banda originaria de Maryland emula un sonido directamente de los 90, añadiéndole complejidad, variedad, melodía y sobretodo experimentación. A menudo descrito como el hijo bastardo de Rage Against The Machine, y que a veces suena a Snapcase, Turnstile mezcla esas voces aguardientosas con un enfoque instrumental que ha hecho que la banda doble y cruce los límites del hardcore, produciendo uno de los estilos más distintivos y únicos de los últimos años.

Para aquellos que temen que tal experimentación y diversidad puedan haber contaminado el sonido volátil de Turnstile, no teman: Time & Space contiene una buena cantidad de embates rítmicos y potentes. Desde el arrebato frenético de “Big Smile”, hasta el estremecedor riff de“I Dont Wanna Be Blind”, Turnstile dibuja un montón de momentos energéticos y llenos de adrenalina a lo largo del tracklist. Canciones como “Moon”, con la colaboración de Tina Halliday de Sheer Mag, respaldan las melodías vocales lisas y suaves que contiene el álbum, demostrando la habilidad de Turnstile no únicamente de convertir su sonido en una masa de agresión retorcida, pero también de crear melodías pegadizas que se asemejan un poco a Fugazi. Estos interludios armónicos en el transcurso de Time & Space provocan que este disco sea diferente y sobresalga. Desde la inquietante introducción a “I Do Not Wana Be Blind”, hasta la tensión y la inclinación melódica de “Cannot Get Away”, podemos percibir la variedad de sonidos presentes que se mantienen dentro del maravilloso sonido característico de Turnsitle logrando que la creatividad musical de la banda no canse y se perciba como una variación, o inclusive, una reinvención de sí mismos.

La segunda mitad del álbum continúa con los puntos fuertes del disco. “Come Back For More” proporciona una ráfaga desenfrenada de energía antes de acercarse demasiado al final manteniendo la progresión del disco. “Right To Be” presenta probablemente el mejor riff de todo el disco, respaldado con una cadencia en la batería que es constante, alegre y que combina su sonido groove con su dinamismo y lo hace una canción articulada y elocuente.

Para Turnstile, Time & Space representa una diferencia entre el hardcore de antaño y el moderno. El álbum se presenta como un estandarte que se aleja de los purismos y la banda se permite el acercamiento a otros géneros para incluirlos en su repertorio de coraza dura. “Bomb” y “Disco”, que podrían sonar a música de elevador distorsionada, son el resultado de empujar sus propios límites y cruzar sus fronteras para crear interludios deliciosamente suaves en que se transforman en una colisión fúrica entre el sonidos más old school del hardcore y sonidos que jamás podrían haber orbitado alrededor del género.

Lo que es más notable es que Time & Space es un parte aguas de la banda para desviarse de su sonido original hacia un éxito creativo que les permite usar una paleta de sonidos y colores totalmente diferente a lo usual, manteniendo la pesadez e intensidad, mientras perfeccionan los intentos de incorporar melodías más maduras dentro del estilo de una banda que busca hacer el hardcore más accesible sin poner en riesgo la integridad de ellos mismos.

Si son fans de las épocas de Nonstop Feeling (2016) o Pressure To Succeed (2011), encontrarán en Time & Space “algo” que cualquier amante del quinteto ama de la banda y si el hardcore nunca fue un género al que te hayas querido arriesgar, prueba este álbum, te darás cuenta que se mantiene fiel a su estilo mientras fusiona tantos géneros que creías era imposible de mezclar. Turnstile, con Time & Space, ha creado un álbum increíblemente fuerte, instantáneamente accesible para cualquiera e infecciosamente pegajoso.