ERASE ERRATA – “LOST WEEKEND”

erase_errata_lost_weekend

Tuvieron que pasar 9 años para que Erase Errata regresara con un nuevo LP en el que reescribe la manera en la que el Riot Grrrl debe sonar y debe agredir. En Lost Weekend, el trio originario de San Francisco, California, ha vuelto a rugirle a la vida con composiciones más complejas y una producción que suena a esa que sea hacía a mediados de los 90s.

Con Lost Weekend, Erase Errata ha encontrado un enriquecimiento personal y musical que se nota a lo largo del álbum. Hay momentos realmente estridentes que se acompañan de una estructura musical que hace énfasis a la naturaleza del punk y el post-punk, sin embargo, la banda logra acercarse más a sus raíces experimentales que les valieron ayudar a cambiar la escena del rock en aquella época.

Sorprendentemente y con un gran resultado, Lost Weekend fue grabado durante tres días de entrega a la música, ya que las integrantes de la banda, compuesta por Jenny Hoyston, Bianca Sparta y Ellie Erickson, no viven cerca una de la otra.

El álbum, en general, tiene un sonido brillante que a momentos se inunda de distorsiones y golpes funk que le dan un sabor especial a esta producción. Retablos de jazz y de grunge son fáciles de percibir en su estructura, dando como resultado un conglomerado de sonidos que demuestran que la banda no sólo ha mejorado, si no también, madurado.

“My Life In Shadows” tiene un drive interesante y su línea de bajo se acerca a las raíces negras del R&B, mientras que la guitarra le da un tempo al track que podría bien haber sido creado en los 60s. “Watch Your Language” mantiene distorsiones saturadas de fuzz que le dan una característica casi stoner a este esfuerzo reinterpretativo del Riot Grrrl.

Así, con esta cuarta producción, Erase Errata ha aprendido a medir su calidad musical y sobretodo a plantearse fronteras personales que simbolizan un reto creativo que las ha empujado a reinventar su sonido sin perder su esencia.

WARPAINT – “WARPAINT”

warpaint_warpaint

Warpaint ha sido una de esas bandas que le han dado otro toque al femrock. Ni tan rudas para que su música sea riot grrrl ni tan melosas como para ser rockpop. Rozando el rock alternativo, Warpaint ya sorprendió con su primer álbum, The Fool (2010), en el que demostró un estilo diferente que las puso en el mapa mundial del rock. Con una oscuridad sutil y una cadencia que derrocha pura sexualidad; el cuarteto integrado por Emily Kokal, Theresa Wayman, Jenny Lindberg y Stella Mozgawa, nos entrega su segundo álbum homónimo en el que, la banda, intenta demostrar el pedigrí del que esta hecho.

En este álbum, Warpaint, demuestra un sonido sutil y calmado que no llega a despegar del todo. Pareciera que en si, el disco, es un intro de 51 minutos. Sin embargo hay momentos en los que el disco demuestra la calidad histriónica que el cuarteto tiene.

El álbum comienza con “Keep It Healthy”, tema que se asemeja al momento en el que uno despierta de un gran letargo. La canción es cadenciosa y el bajo de Jenny Lindberg se lleva la canción con un toque que atisba los oídos. Poco a poco esta canción construye la tónica de todo el álbum. Más adelante encontraremos “Teese”, tal vez uno de los temas más  melosos del disco. Una voz dulce y un ritmo que te lleva de la mano a recorrer un campo de estrellas. Para aquellos que aún buscan al antiguo Warpaint en esta placa tenemos “Disco//Very”, tal vez el tema más upbeat del álbum. Un bajo casi disco y coros cercanos al witch house hacen de esta canción el único tema que regresa a la esencia medular que hizo a Warpaint lo que era en su primera producción.

A pesar de una gran producción y esa estética que Warpaint imprime a todo lo que son, en este disco definitivamente se convirtieron en una cosa más cuadrada. La emoción de verles interactuando entre ellas en el escenario es lo único que queda de una banda que conjugaba de manera perfecta su música  y estilo. Warpaint dejó atrás la evocación que su música provocaba para transformarse en un seductor espejismo del rock que más que llenar el oído busca llenar el alma.