AURORA – “A DIFFERENT KIND OF HUMAN – STEP 2”

A Different Kind of Human es el tercer álbum de la cantautora noruega Aurora, este funge como la segunda parte de su álbum doble y complementa a Infections Of A Different Kind – Step I (2018). Durante la primera mitad de esta producción constituida por dos partes, Aurora se dedicó a explorar la compleja realidad de la corporalidad y proporcionó un disco estelar que no se desvanece en la niebla de su propia ambición conceptual.

El álbum no es tímido en su intención y su histrionismo, ya que Aurora – de tan sólo 22 años – dirige su mirada hacia las crisis ecológicas y las consecuencias que las actitudes egoístas han tenido en la sociedad, todo enfrascado en un ecosistema sistemático que se rodea de paisajes surrealistas. Sólo se necesita escuchar “The Seed” para apreciar esto. El continuo canto de Aurora es la llamada de atención por la cuál la cantante espera despertar algo de conciencia, o como dice ella: “… la música se supone que es combustible… no contra las personas, si no por la capacidad de lo que puede encender dentro de nosotros…”

La habilidad de Aurora siempre ha sido su capacidad de contener mensajes de este tipo dentro de los paisajes sonoros que requieren un análisis más profundo y en A Different Kind Of Human, esto sigue siendo el caso. El álbum, hasta la fecha, es su trabajo más diverso por la sobresaliente producción que tiene y su instrumentación, lo que hacen de este disco algo intrigante y constantemente atractivo.

Alternativamente, A Different Kind Of Human, es una pieza más lenta y aislada durante la cual Aurora ocupa un lugar central, comenzando en un relativo aislamiento de la música y creando momentos de abrumadora esperanza en un álbum que se consume dentro de esas vorágines de felicidad.

Donde quiera que esté en el álbum, se puede sentir la confianza de una artista que esta dispuesta a tomar riesgos y experimentar con su arte para transmitir su mensaje de manera efectiva, por lo tanto, es un placer escuchar el álbum ya que nunca sabes hacia dónde te va a llegar el disco.

La lucha central en cualquier lanzamiento discográfico conformado por dos partes, radica en la capacidad de mantener la coherencia conceptual de ambas partes al tiempo de crear diferencias significativas a través de las cuales se puedan hacer distinciones exitosas. Con A Different Kind Of Human, Aurora demuestra que es más que capaz de caminar esa cuerda floja “artística”. Es un álbum tan seguro como su antecesor logrando que ninguno de los dos viva a la sombra del otro y garantizando la esencialidad de su diálogo artístico.

Advertisements

KEITH FLINT †

La primera vez que me enteré de la existencia de The Prodigy fue a través de una programa transmitido por Deutsche Welle TV llamado Big In Germany. Era conducido por un tipo llamado Ingo Schmoll que le sabía a eso de la música y siempre hacía un top de lo que sonaba en Alemania e Inglaterra por allá en 1996/7. Un buen día, sin comentar mucho, puso al aire el video de “Firestarter” y me voló la cabeza. De todo lo que sonaba en aquel tiempo, para mí, The Prodigy era una bocanada de aire fresco que cambiaba muchas cosas que creía o pensaba que conocía. Recuerdo que lo que más me llamó la atención fue el look de Keith Flint, era decadente, casi steam punk pero sin esa actitud de ir poco a poco desgastándose. A la fecha me sigo sintiendo de la misma manera cuando los escucho que cuando los escuché por primera vez.

En ese tiempo no sabía describir muy bien algo así, pero agresivo, corrosivo, energético y determinado son los adjetivos que se me vienen a la mente cuando se habla de Keith Flint y que hoy – por desgracia o gracia del maldito destino – se une a la cada día más creciente lista de artistas, cantantes, vocalistas, performers que por más de una razón que jamás conoceremos, deciden quitarse la vida.

La vitalidad de Keith Flint se esparcía a lo largo y ancho de The Prodigy, contagiando los beats, las secuencias y sampleos del grupo haciendo que el sonido de la banda, poco a poco, se transformaron en algo así como punk rock para la generación del rave. Bailarín principal del acto inglés, Keith Flint nunca concibió participar con su voz con la banda, sin embargo fue en Fat Of The Land (1997) que el mundo lo conoció. Envestido en una sudadera de la bandera de los EE.UU., bermudas viejas y sucias y su particular mohawk-with-a-twist, conocimos a Keith con “Firestarter”, canción y video que mostraba un aspecto decadente casi post-apocalíptico de una sociedad perdida que desperdiciaba las buenas costumbres para volver al punk que, en gran parte, forjó a la nación inglesa.

Proclamado punk, fanático de las motocicletas, responsable por establecer la credibilidad de la música dance de The Prodigy dentro del mainstream y hacer de The Prodigy uno de los más grandes actos en vivo en la historia de la música electrónica, Keith destilaba vitalidad, potencia y una energía inigualable en vivo que hacía sentir a sus fanáticos más allá de vivos.

Pero el frontman no solo transmitía su energía con The Prodigy, poco se conoce de su proyecto alterno Flint con el que únicamente lanzó un álbum – Device #1 (2003) – que tenía un acercamiento más directo al rock y punk, además de participaciones con Clever Brains Fryin’, y el acto de dubstep, Caspa.

Si por algo se le recordará a Keith Flint será por sentirse más que vivo sobre el escenario, por ser un “iniciador de fuego” y por que a quién lo reconociera fuera del escenario siempre lo recibía con una enorme sonrisa y agradecimiento por gustar de lo que hacía.

AURORA – “INFECTIONS OF A DIFFERENT KIND – STEP 1”

En algún momento de este año – se especulaba que en otoño – se esperaba que Aurora Aksnes lanzara un segundo álbum una vez que escuchamos “Queendom”, un sencillo que abraza el empoderamiento femenino a ritmo de beats y sonidos atmosféricos que hacen a más de uno mover la cabeza. Sin una fecha exacta, sorpresivamente, la cantante de origen nórdico nos regaló la primera parte de Infections Of A Different Kind el pasado septiembre, insinuando que el próximo año tendremos la parte complementaria de este álbum.

Infections Of A Different Kind cuenta con 8 tracks de los cuales se desprenden dos singles – “Queendom” y “Forgotten Love” – como transición para que el público se adapte a su nuevo sonido. Ambos temas tienen una sensación distintiva en comparación con lo que ella hizo en su álbum debut, Running With The Wolves (2015). “Forgotten Love” es un clásico instantáneo con un coro pegajoso que funge como gancho para aquellos que no entienden la transición de Aurora. Mientras tanto, “Queendom”, cuenta con una producción electro-pop que podría describirse como uno de los momentos más optimistas del disco, ya que la canción es un himno incluyente dirigido a toda minoría sin importar, raza, credo, preferencia sexual, estrato, etc.

¿Y qué hay del resto del álbum? Líricamente y en aspectos de sonido, Aurora lleva a Infections Of Another Kind a niveles inesperados. Mientras que en su producción anterior los temas oscuros y sombríos eran la médula de su creatividad, en este álbum, ella explora el folk de su natal Noruega y lo mezcla con inspiradores momentos pop que se ven claramente influenciados por Tori Amos o Kate Bush.

“Churchyard” es una de las canciones mas destacadas del álbum. Es un canto lúgubre con porciones de pop electrónico y un ambiente siniestro. La pista aborda de forma poética como las personas con poder, a menudo, abusan de él. “Soft Universe” describe lo dolorosa que puede ser la vida en este planeta mientras ese dolor se diluye sobre los sintetizadores filosos y gélidos que hacen que los coros del tema se vuelvan instantáneamente temporales.

“All Is Soft Inside” es la pieza central del disco. La canción cuenta el por qué las emociones humanas son la raíz de todo, pero también, como nos cuesta entenderlas. En cuestión de producción, práctica y teoría, esta canción es el cénit más creativo de Aurora hasta la fecha. La canción se construye lentamente para dejar una sensación etérea con reminiscencias pop, techno y new wave que caen en capas para poder saborear cada aspecto de la canción.

“It Happened Quiet”, es una balada que nace en las notas de un arpa. Pareciera que la canción habla de un evento traumático con una esencia meramente vengativa en el último coro de la canción. La voz de Aurora cautiva por durante lo largo y ancho del tema y su inocencia casi infantil se mezcla con los tonos oscuros del fondo de la canción.

Aurora cierra la primera parte de Infections Of A Different Kind con la canción que da nombre al álbum. Sin duda es la canción más tranquila del disco. En ella cuestiona todas las preguntas importantes que uno puede hacer a cerca de Dios, la vida y la fe. Haciendo que la interprete tome una postura cuestionante – y hasta desafiante – a temas que para muchos son sensibles. Con este sonido expande su poesía hacia algo más experimental y que le permite abarcar mas influencias, más capas, más sonidos y más herramientas para crear.

Infections Of A Different Kind es un álbum que suena como si alguien mayor y más maduro hubiese lo hubiera construido. Es raro que un artista sea tan articulado líricamente dentro de un paisaje sonoro como este y Aurora sabe balancear su madurez y su ímpetu juvenil de una manera única.

MODERAT – “III”

moderat_III

La suma de las partes de Moderat suenan como lo que son: Modeselektor con sus crujientes ritmos y la capacidad de, a través de su alboroto sonoro, calentar cualquier fiesta; y por otro lado, Apparat, con un feeling más delicado y un estado de ánimo más relajado. Mezclemos estas partes en una habitación y  obtendremos grande ritmos subyacentes sumados a arreglos intrincados y un aura de introspección musical.

III refina aún más la plantilla de Moderat. La música se adorna por melodías ondulantes, texturas y ritmos inesperados; y una atención a la maquetación que va más allá de lo que el grupo ha ofrecido antes. Por otro lado, las letras, son reflexivas, filosóficas y oblicuas. Se sienten como algo más que otro elemento sonoro. El primer sencillo, “Reminder”, evoca esperanza y ansiedad acompañados de un ritmo cuasi bailable. La canción se desarrolla con un bajo profundo y un arrullo que funge como coro para deslizarse en los oídos. Del mismo modo “Intruder” aparece, frágiles sintetizadores y un aleteo ambiental tenue que compone el primer tercio de esa canción para luego dar paso a imponentes clímaxs.

Y eso es lo que le da otra característica particular a III, esas melodías emocionales abiertamente tienen un sentido pop que lleva a Moderat a tomar una aventura diferente. El romanticismo casi gótico de “Ghostmother” podría ser abrumador para algunos, pero la forma en que las capas de la canción se fusionan lo transforman en un suave canto agudo y melodramático. Del mismo modo, “The Fool” envuelve con su atmósfera urbana y preciosa armonía.

III es un álbum fácil de escuchar en una sola sentada. Sus coros y melodías simples amalgaman el IDM, Glitch y el House para refinar la intimidad silenciosa de todo el álbum. Sin duda, el atributo más preponderante de III, es la riqueza de su emoción y la riqueza que lo define.

GRIMES – “ART ANGELS”

grimes_artangels

Algunos artistas utiliza alter-egos para proteger su integridad personal y proyectar más de ellos a través de su arte. Sin embargo, artistas como Grimes, utilizan esa herramienta para convertirse más en ellos, para estar más en contacto con la forma en la que son y en la que crean. Es así como detrás de Grimes esta la productora canadiense Claire Boucher, que funge como un titiritero, que junto a su moda, proyecta en su música y su personalidad una persona maximizada, brillante, mutable y que es inexhaustivamente viva todo el tiempo.

Art Angels, el cuarto álbum de la canadiense, es al mismo tiempo su disco más accesible y también el menos personal de su carrera. Este disco es puro histrionismo, felicidad y beats que inundan los oídos de una manera muy peculiar.

Mientras que Visions (2012) tomaba de la década de los 80s ese sonido análogo, en Art Angels encontramos una fórmula curiosa que mezcla lo mejor del pop actual con matices de house, techno e inclusive dub. Todo este conjunto de ideas musicales y esfuerzos de maquetación se juntan con una producción rica y densa, meticulosa en cada detalle para optimizar ese sonido que es capaz de romper las ventanas de tu auto o volar las bocinas de tu laptot.

En el núcleo de Art Angels se encuentra actitud, no estética. En las letras de Grimes uno puede leer un grado de antagonismo bastante característico, especialmente en la melancólica y dinámica “California”, donde hace una crítica ante la forma en la que los medios de comunicación maquilan. Pero a pesar de ello, esta canción es la única que toma ese carácter de Grimes, el resto toma diferentes alter-egos para proyectar una personalidad diferente: “Kill V. Maim” es una alegoría cuasi-masculina para luego romper su estructura con un coro que parece un canto de porrista y seguir con un ritmo con reminiscencias al new wave y ebm… Sin duda la hipermasculinidad e hiperfemeneidad de Grimes colisionan en un solo ente donde Claire Boucher es la productora, directora y la protagonista.

Art Angels no es un disco hecho por alguien que esta tratando de convertirse en una figura decorativa, o de adoración, para una generación. Grimes no esta tratando de salvar la música. Ella está tratando de perderse en ella, de hundirse profundamente en lo que más le gusta.

Y las razones por lo que le gusta es por que, a través de su trabajo, puede explorar los sonidos a los que nos aferramos como preadolescentes. Es por ello que Art Angels esta en un lugar tan alto como esos sencillos pop que inadvertidamente habitan nuestro cerebro.

IAMX – “METANOIA”

iamx_metanoia

Yo soy “Y”, yo soy “X”… IAMX, la incógnita del androginismo musical regresa en Metanoia. Un álbum que presenta un viaje a través de los abismos de Chris Corner, conocido por haber sido una de las piezas claves dentro de la vena musical de Sneaker Pimps.

Diversificando la fusión del arte y la música, Corner, 5 álbumes después, ha sabido edificar en Metanoia un disco que desuella sus emociones más profundas, presentando una experiencia más personal dentro de su mundo musical y los despeñaderos a los que ya nos tiene acostumbrados.

El álbum presenta una experiencia erótica, obscena y muy lúgubre que pretende darnos todos los pormenores de la corrupción humana. Con tonalidades grisáceas y cadencias rítmicas que nos remontan al acid house de los 90s, pero con un toque de rock alternativo y trip hop que pocas veces se sabe fusionar, Corner logra una amalgama de sonidos que sólo se puede escuchar a través de su trabajo.

En Metanoia, Chris Corner hace de su música un xenomorfo sonoro lleno de capas, de detalles y de alegorías líricas que se enfocan en la hipocresía y superficialidad de la humanidad; pero al mismo tiempo, intenta luchar contra sus propios demonios y su propia angustia; y más en específico, con su narcolepsia crónica como lo detalla el tema “Insomnia”. El tema es un himno al dolor, a la locura, a ese momento en el que uno pierde la capacidad de distinguir el dormir y el estar despierto. Y en la letra y ritmo se aboga a la figura que lo salve, al sexo subsanador y a la locura que puede significar el vivir y crear sin concebir el sueño, al grado de alucinar la salvación.

Sin embargo, el primer single que se desprende de esta producción, es “Happiness.”. La canción es un viaje emocional a través de sintetizadores y voces desalentadoras que hacen de la experiencia de escucharla, una inmersión en los sentimientos más desalentadores que tanto Corner como cualquier otra persona han experimentado.

Sus instrumentaciones tentadoras, y los coros que deliberadamente construye su bajista, Janine Gezang, le dan un toque esquizofrénico a todo el disco que significa el sexto esfuerzo discográfico en la carrera de Corner como solista.

“The BackGround Noise” llega de golpe y nos recuerda con su melodía suave a “The Ecstasy of Gold” de Ennio Morricone pero se transforma en una terapia musical que retrata el pasado new wave y post-punk revival que la música de IAMX mantiene en su ADN.

Metanoia es un álbum que nos presenta un sonido electrónico sin complicaciones: Cajas de ritmos, secuencias y efectos de sonido. La voz, como siempre, tiene un mensaje claro (y mucho drama) que se esconde detrás de metáforas oscuras y sonidos acústicos que dan como resultado el mutante híbrido musical que IAMX es y que nos remonta a álbumes como The Alternative (2006) o Volatile Times (2013).

No cabe duda que el contenido de este disco es particularmente personal para Corner, entre la oscuridad en la que se sumerge, su narcolepsia y sus periodos dramáticos hacen de esta pieza musical única… Sin dejar de lado la melancolía en la que siempre se envuelve.