GUNSHIP – “DARK ALL DAY”

En los últimos años me he dado cuenta que el internet – y en particular YouTube u otras plataformas similares – han matado la nostalgia. Antes de internet y sus oscuros caminos, no era posible acceder a los recuerdos de la infancia, pero en este tiempo en el que vivimos todo ello es posible y esta al alcance de un botón. En algún momento películas como The Goonies (Dir. Richard Donner, 1985), The NeverEnding Story (Dir. Wolfgang Petersen, 1984), Gremlins (Dir. Joe Dante, 1984) o Back To The Future (Dir. Robert Zemeckis, 1985) fueron la antesala de esa niñez que se forjó con elementos de cultura popular y que hicieron de muchos de nosotros vivir el afamado coming-of-age en carne propia y convertirnos en seres nostálgicos, que a pesar de poder revivir esos momentos, seguimos añorando tiempos mejores.

Sin embargo, esa nostalgia parece haberse estancado en los años 80s. Parece que la Generación X y los Millenials no son tan nostálgicos como nosotros: Los Baby Boomers. Aparentemente, todos estamos de acuerdo en que los ochentas fueron una época más allá de mágica y lo vivimos así. Quizá esa es la razón por la que el synthwave/retrowave parecen tener un fuerza única y convertirse en un estilo atemporal para ser un microgénero y que Gunship sabe expresar de forma única.

Así Alex Westaway, Dan Haigh y Alex Ginell mantienen la nostalgia fresca en Dark All Day, su más reciente producción que suena y se siente como una evolución de su primer disco haciendo espacio para que el inquietante synthpop de John Carpenter y Tangerine Dream sigan influenciando su sonido al que le agregan elementos ligeros de música industrial y un tono abiertamente más oscuro y agresivo.

El cambio no es tan drástico como parece. La mayoría de las canciones como “When You Grow Up, Your heart Dies”, “Rise The Midnight Girl” o la romántica e influenciada por Ready Player One, “Art3mis & Parzival”, todavía ocupan esa influencia de banda sonora de película-de-culto-de-los-ochentas mezclada con el punto dulce de viajar a través de Neo Tokio, eso precisamente es Gunship. A pesar de ello, canciones como “The Drone Racing League” y “Cyber City”, tienen ritmos y líneas de bajo que son más agresivas y contundentes, marcadas por capas de guitarras sintéticas y distorsionadas que pertenecen más a un sonido de un club gótico que el que se encontraría en la banda sonora de una película proyectada en un autocinema.

Esta diversidad estilística es principalmente lo que diferencia a Dark All Day de su predecesor. El primer álbum de Gunship no fue un disco lleno de diversidad acústica mientras que Dark All Day proporciona cambios de ritmo y tono por sí solos. El hecho de incluir a Tim Capello – mejor conocido como el saxofonista que aparece en el clásico de horror de vampiros de Joel Schumacher, Lost Boys (1987) – en la canción que da título al álbum, le da un ritmo más bailable e introspectivo a esas guitarras sintéticas que se tornan en experimentación pura.

Y cómo dejar de lado ese acercamiento único que le dan al tema clásico de 1983 de Cindy Lauper, “Time After Time”. Más introspección, mayor textura y un regreso al pasado de una canción que se ha hecho clásica allá, en el pasado. Es como entrar en un vórtice de tiempo en el que no existe nada más que la emulación de la tesitura de la interprete entremezclada con el estilo distintivo de la banda británica.

Si bien Dark All Day es un álbum, para bien o para mal, menos consistente que su predecesor, la fuerza que Gunship despliega en la manera en la que escribe cada melodía para complementarla con brillantes sintetizadores, hacen que el disco sea cautivante y demuestra que la nostalgia no esta muerta todavía

Advertisements