AUGUST BURNS RED – “FOUND IN FAR AWAY PLACES”

augustburnsred_foundinfarawayplaces

August Burns Red ha sido – si no es que la mejor – una de las bandas de metalcore más grandes de la última década. Mientras que muchas bandas del género han optado por desintegrarse o cambar totalmente su estilo, August Burns Red sigue siendo fiel a su manera y a su motivación creativa. Una de las razones por las que siguen teniendo ese mojo y continúan teniendo el respeto de la escena musical es por la forma en la que empujan su sonido en cada álbum. Los detractores podrían decir que han incluido interludios impares y aleatorios que les han dado un sonido totalmente alejado de su esencia, pero eso es lo que los hace tan especiales y lo que los hace, una vez más, destacarse de todas esas bandas y lo proyectan de manera increíble en Found In Far Away Places, su más reciente álbum.

Found In Far Away Places ayuda a recordar al escucha lo que August Burns Red representa: Riffs poderosos, tempos complejos, potencia e intermedios que sin pertenecer al estilo musical que la banda toca desde hace tiempo, los hacen entrar en la temática de cada producción para dar respiros sonoros que refrescan la estructura de sus discos.

“Identity” es el primer sencillo de Found In Far Away Places, una canción clásica de August Burns Red, intensa, con una letra apasionada y acordes que arañan los tímpanos y evocan a agitar la cabeza. Una de las particularidades de esta canción es que, justo a la mitad, tiene un puente que mezcla un sonido western y rockabilly con un gran solo de guitarra que acaba por conquistar al escucha de una manera que únicamente los de Pennsylvania saben hacer.

Más adelante nos encontramos con “Ghosts”, tema que cuenta con la gran voz de Jeremy McKinnon (A Day To Remember) y que entrega un ímpetu desgarrador e inquietante, antes que la potente voz de Jeremy Brubaker entre en juego. Esta combinación de voces le da a la canción un peso sorprendente que hace que uno se pregunte si la banda debe incluir voces limpias con más frecuencia.

“Blackwood” es una canción de la vieja escuela de August Burns Red, tiene una comprensión más aguda de la melodía y la dinámica y se vuelve una de las piedras angulares de esta producción para dar a entender el por que, el quinteto, sigue siendo vigente.

Found In Far Away Places no es un disco perfecto. La primera mitad del álbum es un poco más fuerte que la segunda y en principio, cada canción es enorme, sin embargo la banda viaja por la vieja escuela y la nueva logrando amalgamar esos sonidos particulares que si bien no les han dado el crédito de haber reinventado el metalcore, lo han ayudado a tener más credibilidad.

“GRAND CANYON” by PUSCIFER

songofasong_grandcanyon_puscifer

Mientras Tool sigue postergando el lanzamiento de un nuevo material discográfico, el prolífico vocalista de la banda californiana, Maynard James Keenan, afina los detalles para lo que será la tercera producción de Puscifer programada para el próximo 30 de Octubre. Money Shot será el nombre del álbum y la banda ya ha lanzado lo que podría ser considerado el primer sencillo de este disco: “Grand Canyon”

La canción, con esa particularidad de low-tempo que detalla a la mayoría de las producciones de Puscifer, se ve adornada con la voz de Carina Round que le da luminosidad al tema, mientras que la enigmática voz de Maynard le da un toque lúgubre a la canción, provocando que los dos interpretes parezcan entablar un diálogo dentro de este sencillo.

Sonidos sombríos, matices tirados al trip-hop más que al clásico comedy rock que caracteriza a la banda y lánguidos momentos de proeza sonora, son algunos de los adjetivos que enaltecen el sonido de Puscifer y la dirección que la banda quiere tomar en su próximo álbum. También la canción tiene algo de drama, potencia y un crescendo que parecería la culminación de un viaje inducido por peyote o ayahuasca.

Madurez, si; mejor producción, si; mejor sonido y estructura; si. Sin duda “Grand Canyon” es una canción que a penas es la punta del iceberg de lo que seguramente será un disco diferente, lleno de creatividad y sobretodo, grandes momentos musicales.

SPYLACOPA – “PARALLELS”

spylacopa_parallels

A menudo las “súper bandas” intentan agruparse como algo novedoso o por el show y el tour, dejando de lado la capacidad de transformarse en una herramienta que converja talentos para crear algo fresco, nuevo y poderoso. Por lo mismo es realmente gratificante cuando la combinación de talentos dispares produce algo realmente sustancial y alejado de todo lo que se conoce, como en el caso de Spylacopa, banda que incluye miembros de Candiria, Isis, Palms, Made Out Of Babies y que recién lanza Parallels, su primer LP.Este álbum se comenzó a grabar ya hace varios años como la continuación del EP homónimo debut de la banda en 2008, que contó también, con grandes personajes que dejaron huella en el sonido y agresividad con la que Spylacopa se forjó.

“Hexes” abre este álbum, canción diversa y sobria, una excelente forma de comenzar un álbum que mengua el flujo de su sonido a través de las atmósferas que los integrantes plantean enaltecer en cada track. En este, la influencia muy a lo Mike Patton se acentúa con un coro que suena casi a Alice In Chains, para dejarnos pidiendo más de esa batería sincopada que acelera los pensamientos y las emociones.

Hay una esencia algo noventera a lo largo de este álbum – y no es novedad al considerar que esta súper agrupación fue esencialmente la idea de John LaMacchia, miembro clave de Candiria, una de las bandas de math core y avant-garde más seminales de su época – se nota en la atmósfera del disco, en los quiebres de guitarra, en las distorciones y en la magistral producción de Andrew Schneider.

Riffs densos y simples es lo que este proyecto proporciona en todo el camino que Parallels recorre. Anclajes adecuados para enriquecerse con las voces que adornan cada track y ello se demuestra en el segundo tema, “Handmade Flaws”, que se adorna con la voz de Julie Christmas (Made Out Of Babies). Ella le da a la canción un ímpetu agridulce que se siente oscuramente personal, mientras que “Betrayer” y “BTB” (acompañadas por la voz de LaMacchia) tienen una dinámica más desesperada que deriva en una experiencia musical desafiante.

Parallels es un álbum magnificamente producido, cuidado y grabado de tal manera que todo su sonido es una hazaña que demuestra el equilibrio perfecto entre el tecnicismo musical de John LaMacchia y la escriturisación de cada letra de las canciones.

Las voces que iluminan este recorrido son las de Julie Christmas y John Lamacchia, creando un balance vanguardista que se nota en “Troy”, que podría decirse explora ese sonido de Tool-conoce-a-Isis y que le da una dirección que de manera muy bella parece maldecir al álbum.

Spylacopa nos da una visión intrigante y fascinante de todo lo que implica ser un “súper grupo” al realizar un trabajo que destaca por su creatividad y la forma en la que logra ser único y que, por fortuna, se aleja de todo lo que un “súper grupo” no debe hacer, pero que ellos en conjunto, hacen para salir avanti.

CHELSEA WOLFE – “ABYSS”

chelseawolfe_abyss

Si el dolor es belleza, entonces el abismo es el cénit de esta, la cúspide de la belleza idealizada que se observa al caer a través del abismo: Un agujero de ideas y sentimientos que se transforma en un vórtice que lo consume todo y que lo hunde en una enredadera de sonidos que se inundan de una variedad de estilos sonoros que resaltan la estructura de Abyss, la más reciente producción de Chelsea Wolfe.

Wolfe es una creatura bizarra, con una dirección musical que nos adentra en las profundidades de la intersección entre el doom metal y sonidos electrónicos experimentales que influencian la manera en la que la artista construye su música. Sludge, stoner, trip hop, folk y más son algunos de los estilos que brindan una textura única que se puede saborear en este material discográfico que no dista de ser bizarro, pero al mismo tiempo, melódico y, por momentos, muy “luminoso”.

Pain Is Beauty (2013) hablaba del amor idílico y Abyss habla de vivir en el abismo, en el olvido o en limbo. No hay arriba ni abajo, no hay emociones ni nada realmente fincado al realismo de la vida terrenal, sobretodo por que durante el proceso de grabación de este LP, la intérprete, sufrió de parálisis nocturnas; ese fenómeno que impide moverse, hablar o reaccionar, una experiencia que tal vez se asemeje a estar flotando en la inmensidad de un abismo letárgico que provoca la introspección.

El primer sencillo que se desprende de esta producción es “Carrion Flowers”, un engendro oscuro y anormal que se ve adornado por la dulzura de la voz de Chelsea Wolfe pero que tiene cambios erráticos en su rítmica y melodía; haciendo de esta canción, una oda a la desesperación y a la angustia. A este track le sigue “Iron Moon”, un tema que esta cargado de un stoner metal que casi llega a southern rock sin dejar de lado esos sonidos drone y folk que han caracterizado a la cantante a lo largo de su carrera. En este tema encontramos una influencia cercana al sonido de Neurosis, cosa que es lógica si consideramos que integrantes de la banda Russian Circles participaron en la grabación y producción de este álbum.

“Maw” es un tema que viene a cortar de manera tajante la dirección abismal que lleva Abyss en su ADN, con sonidos inquietantes, esta canción nos recuerda a esa forma en la que Chelsea Wolfe se expresaba en su anterior producción, Pain Is Beauty (2013), sin embargo esto no le quita el mérito a esta placa que logra ser la catarsis de una intérprete que se caracteriza por su peculiar creatividad. Pero una de las canciones que más destacan de Abyss es “Grey Days”, un tema que cuenta con una prodigiosa instrumentación y vocalización que funge como piedra angular del álbum, delimitando las propias fronteras que la intérprete se había marcado para darle cohesión y coherencia al color que el álbum lleva en toda su estructura.

No cabe duda que Chelsea Wolfe procura reinventarse en cada producción, y aunque Abyss no es mejor que Pain Is Beauty (2013), este logra destacarse por la madurez y la manera diferente en la que la cantante, ya de manera extraña, se acercaba a la manufactura de su música.

MAKTHAVERSKAN

weektune_akthaverskan

En los últimos años, Suecia se ha transformado en uno de los semilleros de post-punk más representativos en el rock actual. Desde INVSN, que tiene su sonido muy recalado en la esencia de Refused, pasamos a Holograms y The Exploding Boy, que cada uno de ellos por su cuenta, engloban los mejores momentos que Joy Division, The Chameleons o The Cure forjaron a la hora de explotar musicalmente.

Dentro de todo este movimiento de post-punk-revival hay una banda que resalta y que logra hacer las cosas mejor de lo que parece. Ellos son Makthaverskan, un quinteto originario de Goteborg, Suecia, que hace uso de su inexperiencia y de su temprana formación para darle ese toque de dream pop a un género que se caracteriza por ser oscuro y serio. Y claro, eso no significa que Makthaverskan sea una banda infantil o que utilice el recurso de la “ira adolescente” para crear su música.

Su sonido es una mezcla de new wave y post punk. Utilizan los recursos clásicos de ambos géneros para lograr un aglomerado de sonidos y texturas que escucharía un montón de adolescentes rechazados buscando una excusas para mover la cabeza, los pies y terminar por construir su identidad. Todo bajo el argumento de transformar las melodías pop en himnos que son un poco más característicos del tiempo en el que viven, su país y su cultura. Si a esto se le suma una producción “cavernosa”, letras abrasadoramente honestas y un lúgubre sentido del humor, el resultado es una banda que lleva “Mujer Poderosa” como nombre en sueco: Makthaverskan.

Con un LP (II, 2013) y dos EPs (Something More, 2013 y Witness, 2015) en su haber, Makthaverskan ha logrado establecer un sonido diferente que por momentos puede ser muy oscuro, como el tema “Witness” lo demuestra, o muy brillante como podemos notar en “Asleep”; sencillo que se desprende de su primer LP.

Makthaverskan en cada una de sus producciones ha logrado establecerse como una de esas bandas que demuestra madurez y unas ganas enormes de crecer profesionalmente y que lo proyecta sobre el escenario de una manera soberbia. Su sonido y su manera de tocar ha mejorado mucho desde sus primeros pininos en el ámbito musical, y aunque su primera presentación fue un desastre en palabras de la banda, la gente ha gustado de esas profundas melodías de bajo, de esas guitarras que se han visto inundadas por shoegaze en más de una ocasión y sobretodo por la voz de Maja Milner que esta inundada de drama y dulzura.

También su éxito ha emulado, casi sin querer, a bandas como Joy Division. De primera mano han explotado dentro de todo Suecia siendo headliners de mas de un festival y de haber girado casi por todo el país. Hasta hace poco han comenzado a repuntar en Estados Unidos. Sólo esperamos que no se vean enfrascados en la desgracia antes de dar el brinco como los de Manchester.

Sin duda Makthaverskan es una banda que sabe llevar la seriedad del post-punk a otros niveles, dándole una esencia diferente y fresca sin despegarse de los cánones más importantes del género. Si esto es lo que pueden lograr ahora que están en sus veintes, no imaginamos que podrán hacer en un par de años.

THE BLACK QUEEN

axismusic_theblackqueen

Desde hace algunos años Greg Puciato ha comenzado a ser un nombre reconocido dentro de la escena del rock alternativo y metal; aportando a estos géneros una sublime forma de acercarse a estos géneros y dotarlos de una estética y teatralidad circense que raya,   inclusive, en la autoflagelación.

Pero Greg Puciato, y su banda de cajón, The Dillinger Escape Plan, no sólo son una combinación de disonancias musicales y agresión sobre el escenario, también es una expresión libre y cruda de la violencia, de la vida, de la ira y el desasosiego que busca encontrar una catarsis a través del trabajo de los originarios de New Jersey.

Sin embargo Greg Puciato es un tipo creativo, diferente al resto de los frontmen que encontramos en el axis de las bandas de música “pesada”. Es un tipo que viene desde ya hace tiempo colaborando con personajes del calibre de Mike Patton o Chino Moreno, que ha compartido escenario con Nine Inch Nails en mas de una ocasión, que ha formado dos supergroups: Spylacopa, conformado por Julie Christmas (Made Out of Babies), John LaMacchia (Candiria) y Jeff Caxide (Isis), siendo el primero y Killer Be Killed, donde se da el lujo de comaprtir junto a Max Cavalera (Soulfly, Cavalera Conspiracy), Troy Sanders (Mastodon) y Dave Elitch (The Mars Volta)… Y bueno, ente tanto mathcore, avant-garde, metal y demás géneros que han forjado la manera en la que Puciato se expresa, este toma una vertiente diferente al crear, de nueva cuenta, una banda que le permita destilar lo que un artista, en toda la extensión de la palabra, puede y debe hacer.

Así es como Greg Puciato, siendo uno de los mejores frontmen de la escena del metal, nos presenta a The Black Queen, un nuevo esfuerzo musical que toma una vertiente totalmente alejada de la agresiva manera en la que el artista se acerca a su arte. En The Black Queen, Puciato trabaja junto Joshua Eutis (Puscifer, Telefin Tel Aviv) y Steven Alexander (NIN). Desde una perspectiva compleja y diferente, esta banda no dista de ser una superbanda, pero lo interesante aquí es que la inspiración para esta nueva agrupación deviene de actos como lo son Massive Attack, Aphex Twin e inclusive NIN.

Finalmente, después de estar coqueteando con ese sonido electrónico y sutil que se había escuchado en algunas canciones que Puciato covereó con The Dillinger Escape Plan, en The Black Queen damos cuenta de un sonido muy bien armado y elaborado, casi matemáticamente producido y que raya en el trip-hop, shoegaze y reminiscencias de bandas como Depeche Mode, Sisters Of Mercy y Portishead.

De esta forma el trío salió de su zona de confort y en conjunto se arriesgó a hacer cosas diferentes y experimentar, cosa que seguramente lo demostraran en Fever Daydream, su próximo álbum que esta agendado para ser lanzado en otoño y que asemeja un bizarro sueño al que uno puede acceder aún despierto.

No cabe duda que The Black Queen esta dando de que hablar, su sonido relaja, tranquiliza y plantea una sensación de sopor que lo lleva a uno de la mano a relajarse, totalmente la contracara de lo que Puciato y compañía han hecho en sus agrupaciones principales.